Buenas prácticas de tratamiento de residuos para negocios

Buenas prácticas de tratamiento de residuos para negocios

Reducir, reutilizar y finalmente reciclar, son las famosas tres “R” que te ayudarán darle un pequeño respiro a nuestro planeta Tierra. Sin embargo, no solo a el estado como a los ciudadanos nos corresponde esta tarea, sino también a las empresas y negocios.

Existe ciertos negocios, emprendimientos o compañías como McDonald’s por citar un ejemplo, que generan toneladas y toneladas de residuos diariamente. Por lo que llevar a cabo la tarea de las tres “R” se convierte en una tarea fundamental. Sin importar el caso, lo ideal es que todas tengan CTS (Centros de trabajo sostenibles). Esto sería que posean en sus instalaciones puntos limpios y sistemas de recogida selectiva de residuos con el fin de reciclar todos aquellos materiales que pueden acabar abultando montañas de desechos.

Incluso, también se deberá comunicar la decisión a los trabajadores, argumentando cómo los beneficios que supone para la empresa reciclar, repercutirán de manera positiva en ellos.

Existen múltiples formas de poder gestionar los residuos, dependiendo claro está, del tipo de local.

Restaurantes de comida:

-Si bien la mayoría utiliza bebidas retornables de vidrio, aún quedan locales que venden las botellas descartables. Eliminar esta práctica completamente resultará esencial.

-Eliminar el desperdicio de plástico de las cadenas de comida, en los sorbetes o tapas de los vasos.

-Basureros especializados para separar aquellos materiales reciclables de los que no se pueden, lo orgánico de lo que no.

-Evitar desperdiciar comida y donarlas a comedores. Incluso existen empresas que recuperan alimentos para evitar que se echen a perder y luego venderlos muy baratos.

Supermercados

-El principal problema son las bolsas de plástico. Lo mejor sería fomentar el uso de bolsas ecológicas (traídas por los propios clientes). Para lograrlo habría que idear una especie de premio/castigo, para así incentivar a las personas a utilizarlas más frecuentemente.

-Además, tener contenedores especiales para cada producto, ya sean botellas, papeles, entre otras cosas.

Oficinas o negocios vinculados al papel

-El papel y el cartón son materiales muy fáciles de reciclar, pero que no siempre se lo hace. Reutilizar el papel lo más que se pueda y cuando sea necesario, llevarlos a centros especializados que se encargarán de todo el trabajo. Esto resultará primordial para disminuir la tala de árboles y disminuir las emisiones de dióxido de carbono.  Para darse una idea, la media de consumo de papel en una oficina es de 50 kilos de papel y cartón por empleado por año.

Tiendas de electrónica

-Implementar basureros pura y exclusivamente de pilas.

-Los artículos electrónicos, los cartuchos de tinta y toners son altamente contaminantes y requieren de varios años para biodegradarse. Por ello, es que se deberán juntarlos para entregarlos a empresas correspondientes, que realicen las tareas de recolección de residuos de forma habitual. Es importante, ya que demoran más de 1000 años en descomponerse. Incluso, existe un programa llamado HP-Planet Partners, que recoge los cartuchos vacíos desde tu empresa para reutilizarlos.

Por otro lado, el trabajo en conjunto junto a ONGS y organismos ambientales resultará clave para lograr un desarrollo sostenible. Y tampoco hay que olvidar a aquellos pequeños (pero grandes) trabajadores informales que se dedican a estas prácticas, ellos diariamente recogen grandes cantidades de desperdicios y se encargan de distribuirlos a las plantas de reciclado correspondientes.

Deja una respuesta